Marte, la última frontera

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El planeta rojo siempre nos obsesionó por sus altas posibilidades de haber albergado vida. Dicen que dentro de sólo 10 años los primeros humanos irán hasta allá para averiguarlo y, de paso, protagonizar un reality show extremo. Las claves detrás de este polémico proyecto y las críticas que ya comenzaron a oírse.

En pocas palabras, la idea es la siguiente: reclutar a cuatro voluntarios mayores de 18 años de cualquier parte del mundo, que estén dispuestos a ser parte de la primera misión tripulada a Marte. Tras seis meses de viaje interplanetario, en 2025 ellos se ganarán su lugar en la historia al ser los encargados de instalar nada menos que una colonia humana en la inhóspita superficie marciana.

Contra todas las predicciones, no se trata de un proyecto financiado por uno o varios gobiernos. En cambio, es una empresa neerlandesa –Mars One– la que está detrás de esta proeza privada. Cubrirán los costos, explican, al convertir la misión y todos sus preparativos en el reality show más extremo jamás imaginado. Ah, y un detalle más: Mars One sólo ofrece el pasaje de ida. Así que los cuatro seleccionados, más aquellos pocos que se vayan sumando a cuenta gotas, pasarán todo lo que les queda de vida a 100 millones de kilómetros de la Tierra y del resto de la humanidad.

Un “Gran Hermano” espacial

Hasta el momento quedan 705 voluntarios preseleccionados (entre los más de 200 mil postulantes) y uno de ellos es argentino. Se llama Felipe Campos Otamendi, vive en Mar del Plata y a sus 31 años dice no haber dudado en postularse: “Siempre me gustó el espíritu aventurero y de chico lamentaba no haber nacido unos siglos atrás donde sin lugar a dudas me hubiera dedicado a ser explorador como Marco Polo, Colón y tantos otros. Hoy en día ese mundo desconocido está a millones de kilómetros. Supongo que la decisión la había tomado años atrás, sólo me faltaba la propuesta”.

¿Y si te arrepentís estando allá? Puedo hacerlo durante el programa. Para eso están construyendo instalaciones en un desierto de Estados Unidos, que sirven para simular la vida en Marte. Habrá entrenamientos allí, para que al momento de despegar esté 100% seguro de querer hacerlo.

No todo es tan sencillo

En la superficie polvorienta de la Luna, donde no existe el viento, quedarán grabadas para siempre tres letras: TDC. Las escribió el astronauta Eugene Cernan en homenaje a su hija, Teresa Dawn Cernan. Eugene es el último hombre en pisar nuestro único satélite natural, en el marco de la misión Apolo 17 que él comandó. Eso fue hace ya 42 años y desde entonces, una misión tripulada a Marte ha sido el Santo Grial de la exploración espacial.

Pese a las muchas ganas de ir, en lo inmediato hay pocas posibilidades. Mariano Ribas es periodista y coordinador del Area de Divulgación Científica del Planetario de Buenos Aires y él plantea que el proyecto de Mars One genera bastante escepticismo por una razón: contradice a todas las agencias espaciales, como la NASA y la Agencia Espacial Europea. “Mientras Mars One afirma que el costo de la misión es de 6 mil millones de dólares
–dice Ribas–, las Agencias están calculando presupuestos de cientos de miles de millones”.

Por otro lado, muchos creen –entre ellos, el famoso astronauta retirado Buzz Aldrin–, que Mars One peca de optimista al afirmar que un humano pisará Marte en 2025. Las agencias espaciales estiman que ellas recién serán capaces de hacerlo en la década de 2030. “Para los 2020 sólo están pensando en volver a la Luna –explica Ribas–, algo bastante más sencillo. A diferencia de la era Apolo, en la que el objetivo era estar en su superficie entre doce y veinticuatro horas, ahora quieren instalar asentamientos humanos”.

Otro problema que enfrenta cualquier misión tripulada a Marte es su impacto en los astronautas. Durante el viaje, en el espacio exterior y sin la protección de la atmósfera, la radiación es muy dañina. Varios tripulantes de las naves Apolo sufrieron cáncer y aún más cataratas, a pesar de que su exposición fue limitada, de apenas 12 días. Eso sin mencionar el riesgo de ser alcanzados en cualquier momento por una llamarada solar, capaz de matar a una persona en cuestión de minutos.

Por otro lado, según Ribas, “aún no está probada la resistencia del cuerpo a estar más de 14 meses sin gravedad. Pocos estuvieron tanto tiempo y ellos volvieron completamente atrofiados: los bajan en sillas de ruedas, tienen que hacer rehabilitación y un montón de cosas más. Por más que hagan gimnasia, como en la Estación Espacial Internacional, en un ambiente de gravedad cero el corazón trabaja con mayor facilidad y tiende a ‘achancharse’. Un viaje tan largo como el de Marte implicaría un desafío inédito”.

Supongamos que existen los medios para ir hasta allá, ¿por qué deberíamos hacerlo?
Es una buena pregunta –dice Ribas–. Si bien las sondas que han ido al espacio fueron un éxito, mandar gente es otro tema. Es cierto que una persona puede hacer cosas que un robot no; pero también existe un riesgo humano muy importante. Es complejo… creo que hay que verlo a futuro. En buena medida, estas misiones tripuladas a Marte son la puerta de entrada a lo que sería, ya en un plazo de siglos, el poblamiento de Marte”.

Y acá entra en juego la terraformación, un término que parece de una película hereje de ciencia ficción y que sin embargo ya se está contemplando seriamente. Se trata de “acondicionar” otro planeta, para que en el caso de que la Tierra nos quede chica o terminemos de arruinarla, al menos los más afortunados puedan ir allí y empezar de nuevo.

En Marte, eso se logra así: se introducen plantas que se adapten al hábitat marciano y éstas inyectan oxígeno que engrosa la atmósfera. De esa manera se calienta el planeta, eso derrite el hielo –sí, en Marte hay mucho hielo–; el agua después se evapora y el vapor crea efecto invernadero. Un círculo perfecto de vida.

“Hacer de Marte un segundo planeta para la humanidad es un proyecto de siglos o milenios –reconoce Ribas–, pero por algo hay que empezar y eso sólo puede ser llevando al primer hombre”.

Publicada en RUMBOS #578

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s