Tres chiflados, un millón de risas

los-tres-chiflados-01.jpg

Esta es la historia de cómo tres cómicos judíos, que estrenaron su primer cortometraje en 1934, se convirtieron, a base de golpes y risas, en uno de los mayores íconos culturales del siglo XX.

Moe, Larry y Curly. Es muy probable que al escuchar estos tres nombres, sepas de inmediato que estamos hablando de Los tres chiflados. No es un mérito menor el de este trío de cómicos, sobre todo teniendo en cuenta que continúan vigentes a pesar de haber comenzado su carrera hace nada menos que 80 años.

Sí, en mayo de 1934 se proyectó en los cines de Estados Unidos la primera aventura de Los tres chiflados. Duraba 20 minutos y se llamó “Woman Haters” (“Los odiadores de mujeres”). Se trata de un título que hoy sería poco menos que polémico, aunque en realidad se trató de una crítica a la misoginia. El capítulo cuenta cómo estos tres hombres se suman a un club integrado por tipos que creen que el amor es como una enfermedad. Claro que uno de ellos se enamorará y todo será puesto en duda. Además de ser el primero, ese corto tuvo algunas particularidades: los personajes tenían otros nombres, era un musical, los diálogos eran rimados y Larry era el chiflado principal.

A partir de entonces, entre 1934 y 1958 el trío grabó 190 cortos que quedaron para la historia, en los que personificaron a monstruos, científicos, militares y gángsteres, entre muchos otros personajes.

Una historia de idas y vueltas

Intentar explicar la historia de Los tres chiflados no es sencillo, ya que que hubo varios idas y vueltas. Así que hagámoslo simple: en 1922, los hermanos Shemp y Moe Horwitz, dos jóvenes judíos de las afueras de Brooklyn, comenzaron un show de vodevil junto a un actor llamado Ted Healy. Trabajaron juntos por más de diez años, en los cuales se incorporó su amigo Larry Feinberg. Luego Shemp abandonó el espectáculo para seguir su carrera solista y Moe propuso reemplazarlo con su hermano menor: Jerome Lester Horwitz. Por ese entonces Jerome usaba bigote y pelo largo con rulos. Healy le sugirió que se afeite la cabeza y el bigote, lo cual el aceptó dando nacimiento a su personaje Curly (que significa “ricitos”).

El cuarteto de Healy, Moe, Larry y Curly hizo once películas, pero luego dejaron de lado a Healy, que los trataba como sus empleados, para comenzar su carrera bajo el nombre de Los tres chiflados.

Tras su primer corto, “Woman Haters”, la formación Moe, Larry y Curly protagonizó 97 cortos entre 1934 y 1946. Este trío es el que quedó en la historia como los mejores de todos. Sin embargo, dicen que por su inseguridad al sentirse poco atractivo para las mujeres, Curly tuvo problemas de alcoholismo hasta que en 1947 sufrió un ataque de hemiplejia y debió abandonar la serie. Entonces Moe decidió convocar nuevamente a Shemp.

El nuevo trío filmó 77 cortos más, entre 1947 y 1955, si bien fue una época relativamente olvidada, porque los guiones eran malos y Columbia abusaba del recurso de hacer remakes de capítulos anteriores. En 1955 Shemp muere sorpresivamente a los 60 años y dos actores lo reemplazaron para hacer algunas películas. Finalmente, el fenómeno de Los tres chiflados se fue apagando poco a poco hasta su última grabación en 1970.

El éxito mundial, sin embargo, se lo deben a la televisión, que los acercó a millones de televidentes de todo el mundo, incluyendo la Argentina, convirtiéndolos en uno de los programas más repetidos y recordados de la historia.

Publicada en RUMBOS #569

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s